VIII Edició Assaig General de les Ambaixades

Óscar Martínez encarna a l’Ambaixador Moro per primera vegada davant el públic

PMB. Amb entrada lliure, el dissabte 7 de març es celebra a les 13h. a  la seu de la filà Gusmans, el tradicional Assaig General de les Ambaixades que arriba a la vuitena edició. La Banda de Música de Gorga amenitzarà l’acte en què el nostre company Óscar Martínez Albero encarnarà l’Ambaixador Moro per primera vegada davant el públic en general. Aquest 2020 també marca el comiat de l’actor Ricardo Sanz en la seva interpretació de l’Ambaixador cristià, paper que exercirà des del pròxim any Antonio Delgado.

Dossier: “Nuevas obras para incluir en el corpus de los compositores alcoyanos”

Trabajo de Juan Javier Gisbert Cortés publicado en El Nostre en su edición del pasado 25 de junio

Juan Javier Gisbert Cortés

Nuestro gran amigo Ernesto Valor Calatayud hizo, a lo largo de cuarenta años, un extenso trabajo de catalogación de las obras que los compositores alcoyanos fueron escribiendo y editando a lo largo de sus vidas artísticas y musicales. Todo su esfuerzo quedó reflejado en el magnífico Diccionario Alcoyano de Música y Músicos, un tomo editado en 1988 por Llorens Libros.

Todos y cada uno de los que hemos buceado en los quehaceres musicales y creativos de estos paladines de la gran música de Alcoy, ahondamos y escrutamos -en repetidas ocasiones- las más de 300 páginas del libro en cuestión. Y claro está, el pobre está “desmorretllat, caent-se a troços”.

Hace unos días, recibí la llamada de un estupendo amigo, para preguntarme qué hacía con el legado de música impresa de los pianistas José Salvador Llácer (1879-1959), y de su esposa Paquita Aura Gisbert (1899-1983), que había conservado celosamente su hija Mercedes. Una vez hojeado el material y descubiertas algunas perlas, la sugerencia fue clara: o bien el Archivo Municipal, o bien la Biblioteca pública. Después de una tarde disfrutando entre impresos amarillentos y resecos, repletos de sabor, descubrimos algunas obras del catalán Pere Astort i Ribas, “Clifton Worsley” (1873-1925), quien disfrutó de un merecido prestigio utilizando este pseudónimo allá por la última década del siglo XIX y primeros años de la siguiente centuria, convirtiéndose en un notorio compositor de la época modernista. Así queda demostrado en las interesantes portadillas realizadas por los ilustradores de la época, conservadas en el citado archivo. Todo un primor, y un gran deleite para la vista.

También descubrimos una fantasía sobre la ópera Carmen de G. Bizet, firmada por A. Croisez, y varias piezas de John Arno, compositores prácticamente olvidados en la actualidad. El resto podríamos llamarlo habitual o de repertorio, y desde luego, interesante por la antigüedad de las ediciones: Carl Czerny y sus aplaudidos estudios para la velocidad en la interpretación, zarzuelas, piezas religiosas, etc.

Pero para sorpresa de quien esto firma, aparecieron unas cuantas joyitas de autores alcoyanos. Algunos títulos ya conocidos, y otros desconocidos en la catalogación de Valor Calatayud. Seguidamente, por la aportación a la musicología local, dejaremos constancia de estos en el presente trabajo:

Portada “Soire de confianza” de Juan Cantó (Cedida por J.J. Gisbert)

Soirée de Confianza (Álbum de Baile) de Juan Cantó Francés.

Cinco obras para piano.

Dedicatoria manuscrita a su sobrinita Adela.

Precio: álbum completo 4 pesetas.

Editado por Zozaya, editor. Proveedor de la Real Casa, de Madrid.

 1.- Ricardito (vals)…suelta 3 pesetas. Dedicada “A la Srta. Concepción Rodríguez y Capelo”.

2.- La Careta (polka)…suelta 2 pesetas. Dedicada “A Pepita Gisbert y Carbonell”.

3.- La Risueña (mazurca)…suelta 2 pesetas. Dedicada “A Consuelito Zozaya y Moreno”.

4.- Rafaelito (schottis)…suelta 2 pesetas. Dedicada “A Adela Gisbert y Domínguez”.

5.- El Trambia (sic) (galop)…suelta 4 pesetas. Dedicada “A la Srta. María Foronda”.

**

Dedicatoria de Miguel Santonja (Foto cedida per J.J. Javier)

Pavana de Miguel Santonja Cantó.

Obra para piano.

Precio 6 pesetas.

Dedicatoria “A la Srta. Juana Coderch”.

Dedicada manuscrita: “¡Quisiera que esta composición fuera tan hermosa como tus ojos! Solo así me quedaría contento.

Editada por Zozaya Ediciones.

**

Julia de José Jordá Valor.

Nocturno para piano.

Precio 3 pesetas.

Dedicada “A la Srta. Julia Pérez y Ballesteros”.

Editada por la Litografía E. Miralles, C/ San Vicente, 32 de Valencia.

**

Danza Valenciana (Ball de Velles) de Gonzalo Barrachina Sellés

Obra para piano

Copista José Gisbert

E.V.C. la tiene catalogada como obra para gran orquesta

En esta partitura descubrimos que hay una reducción para piano (muy interesante)

Ahora toca a los estudiosos del tema y a los intérpretes profundizar en su difusión, mostrándonos las obras de estos alcoyanos que vivieron aplaudidos por sus paisanos y por el público en general.

JUAN JAVIER GISBERT CORTÉS

 

Homenaje: Rosita Vicedo, lírica y caridad

Con motivo del fallecimiento de la cantante lírica, publicamos este artículo de Juan Javier Gisbert Cortés que vio la luz en la revista Lilia de 2006 junto con un emotivo añadido final. Descanse en paz.

Rosita Vicedo Asensi, recientemente fallecida

Conocí a Rosita Vicedo Asensi allá por los años finales de los setenta, cuando la Transición Democrática se estaba desarrollando, cuando todavía nuestra Constitución no había nacido, eran momentos convulsos, tensos, casi presagiaban el final de épocas pretéritas. Por aquellas calendas el nombre de Rosita Vicedo ya sonaba como un gran hito en la lírica amateur alcoyana. Los aficionados comarcales recordaban cariñosos y nostálgicos aquellos Bohemios (1954) o su querida zarzuela La del Manojo de Rosas (1954), fueron sus primeros pasos, aquellas partituras a las cuales siempre permanecerá unida. Hablar de Pilar Mompó -la excelente pianista- o de Gregorio Casasempere Juan -el popular director y compositor- será mencionar algunos de los nombres que la rodearán constantemente en su buen quehacer musical, así como su tutor espiritual, el sacerdote Cirilo Tormo Durá, gran amigo de la familia Fuster-Vicedo.

Rosita fue una soprano nacida en la alcoyanísima calle de la Cordeta, muy cerca de la emisora Radio Alcoy-E.A.J. 12, en el edificio “Barchellet”, donde su padre desempeñaba el cargo de chofer. De su madre Amalia aprendió el difícil arte de cantar, de expresar el contenido de la partitura -porque así lo ha hecho siempre Rosi-, ya que su progenitora fue una aventajada soprano de Xixona, de bellísima voz, quien en sus años de juventud interpretó algunos papeles solistas, citando de entre ellos El puñao de rosas.

Pronto nuestra amiga, destacó en el Coro Femenino de San Roque y de la mano de Doña Pilar Mompó debutó como solista, cantando “Reverie” de Schubert. En las celebraciones eucarísticas sanroquianas la voz de La Vicedo fue sonando con ímpetu, cautivando a los feligreses. En enero de 1954, y sobre las tan recordadas tablas del Teatro Circo se representó Bohemios de Amadeo Vives, contando como pareja con el tenor y paisano Antulio Abad. El actor de carácter Emilio Vilaplana “Capeta”, sería el encargado de dirigir escénicamente el conjunto. Aplausos y grandes comentarios tuvieron las dos funciones de aquel frío martes de invierno. La recaudación de la misma fue a beneficio del Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Alcoy.

Y como una premonición, como un designio del cielo, Rosita siguió cantando siempre a beneficio de alguna entidad necesitada, pensando siempre en ofrecer las notas de su garganta en pro de los centros dedicados a crear el bien. A estas zarzuelas y en el mismo año le siguieron títulos tan conocidos y populares como: La Gran Vía, La Revoltosa, La canción del olvido o su celebérrima La del manojo de rosas. Alternó en escena con Enrique Llácer, Antulio Abad, Enrique Ferre o Francisco Baldó, siendo dirigida por la batuta del citado Casasempere o por el casi hoy olvidado Castro Gamarra.

Pero los amores llegan, y la jovencita Rosita se enamora perdidamente de Marcelino Fuster Cano, un hombre con quién compartirá toda su vida, hasta el momento del adiós terrenal, acontecido en 1990. Antes de unirse en matrimonio con Marce en 1958, cantará la partitura de Sorozábal -y con ella serán mas de treinta las ocasiones- donde encarnaría el papel de la florista Ascensión. Después del enlace eclesiástico, la soprano dejó los escenarios, su esposo no se mostraba muy de acuerdo con verla maquillada sobre las candilejas de los teatros. Eran otros momentos, otras modas, periodos muy diferentes a los actuales, para ellos tendremos que pensar en pretérito y podremos comprender su alejamiento escénico. Tampoco sirvió para nada aquella carta firmada por Marcos Redondo -el legendario barítono español- quién le preguntaba en unas emotivas líneas: ¿No le interesaría una pequeña tournée con este humilde barítono?

Pero sus trinos, gorjeos y agudos siguieron sonando en las iglesias, en los conventos, en las  celebraciones dedicadas al Señor o a la Santísima Madre. Ella estrenó en Alcoy -en bodas y bautizos- el Ave María de Gounod, su gran caballo de batalla o el Panis Angelicus de Cesar Franck. Esporádicamente actuaría con Baldó -con quién le unió una perfecta y armónica simbiosis vocal- en las fiestas de San Roque o en algún festival en el Cine-Teatro Goya. También cantó en el Círculo Industrial, compartiendo terna con el tenor profesional y gran amigo suyo, Fernando Bañó Ferrando (1977). Durante los veintitrés años que permaneció alejada del “glamour” de la escena, dedicó su vida a los actos caritativos, a esas grandes cosas que salen del alma y que nunca se cuentan, aquellas de “entregarse por el bien del desvalido”. Porque Rosita es una persona de firmes convicciones espirituales, donde la constante de su vida ha sido “Una obra de amor” hacia los demás.

“La del manojo de rosas” (1980)

Con las Bodas de Plata de la Casa de Reposo Mariola-La Asunción -nuestro querido Preventorio-, se propuso -a sugerencia de Juan Jover Pascual- la reposición de La del manojo de rosas, pero con un bonito aliciente, que fuese interpretado por los mismos que la estrenaron allá por 1954. La idea cuajó y todos juntos como una piña se pusieron manos a la obra, en esta ocasión dirigidos escénicamente por Candela Reig y musicalmente por Casasempere Gisbert. El salón de actos del colegio de San Roque albergó los ensayos; las ilusiones afloraban en la piel y puedo afirmarlo porque fui testigo de la puesta en escena y de las noches previas al estreno, acontecido el 4 de Octubre de 1980. Tal fue el éxito cosechado que después de varias representaciones, se vieron obligados a llevar la función sobre el escenario del Teatro Circo. Aquel bellísimo espacio escénico que desapareció por “algunos intereses políticos y quién sabe si urbanísticos que nunca han sido esclarecidos” y que quizás algún día podamos conocer. Pero esto es madera para tratar en otros foros.

Alcoy se rindió ante La Vicedo, de nuevo todos esperaban verla en escena y seguidamente vinieron grandes títulos: Luisa Fernanda (1983), Bohemios (1985), La Calesera (1987), La Montería (1989), El Rey que rabió (1990), y La del manojo de rosas (1990), así como su homenaje de despedida en la Antología de la Zarzuela de 1992, compartiendo estrellato con Miguel de Alonso, Ignacio Encinas, Mario Ferrer, Juan Piqueras, Antonio Olcina, Pilar Blanes, José Zamora o el veterano Baldó.

Un joven Juan Javier Gisbert y Rosita Vicedo (Foto cedida por Juan Javier Gisbert)

Nuestra soprano debemos catalogarla de lírico ligera (aunque siempre se la ha definido como Tiple Ligera), de bonita y dulce voz, bien timbrada, de frescos acentos, con una clara dicción que la hizo entender en todo momento. Su fraseo fue convincente, y debemos asegurar que sintió todos y cada uno de los papeles que interpretó, consiguiendo atraer constantemente la atención del público. Aunque acusada en algunos sectores críticos “de Diva”, creo que debemos definirla como una perfeccionista “in extremis”, cosa que la hizo ser exigente con todos sus compañeros y directores. Tuvo un amplio registro sonoro, aunque en las zonas extremas nunca se sintió cómoda. Sus habilidades para con la aguja, el dedal y la tijera hicieron que siempre luciera -en cada una de las representaciones teatrales- un bonito, cuidado y lujoso vestuario, que confeccionaba personalmente a su medida. Ha sido una artista amateur de los pies a la cabeza, y lo afirmo Yo, que en algunas ocasiones he frecuentado los ambientes más críticos existentes hacia la cantante.

Cartel “Luisa Fernanda” (1983)

Esta sería la faceta mas conocida de Rosita Vicedo, pero nosotros queremos dejar constancia -y pese a su discreción y negativa a contarlo- de este punto y aparte en su vida y que merece ser citado en este artículo, porque muchas son las horas que ha dedicado hacia los desvalidos de alma, de corazón y a los impedidos físicos. A esas personas que le han pedido su ayuda, y a quién Ella siempre ha intentando corresponder. Su humanidad, los gestos sinceros y nobles, creo que siempre estarán presentes en cualquiera de sus actos. Porque la misericordia que emana de lo más adentro del ser y que nace espontáneamente como una necesidad espiritual no debe relatarse, porque ahí radica el bien. Simplemente detallaremos que a Rosita Vicedo, se la ha visto trabajando en pro de los Ancianos, del Grupo de la Hospitalidad de Lourdes, por los niños tuberculosos del Preventorio, a favor de la Cruz Roja, en la lucha contra el Cáncer,  en la Archicofradía de la Virgen de los Lirios y un largo etc… que consideramos mejor evitar por cuestiones éticas y respetuosas para con nuestra homenajeada.

Al valorar su vida, y durante una larga entrevista que mantuvimos con ella, pudimos obtener una personalísima confesión y que la define ampliamente: “Me hubiese gustado haber recibido la vocación divina, para poder dedicarme con total plenitud a los designios de la Providencia”. Quizás ese punto de humanidad interior es la que ha cautivado a los espectadores dentro y fuera de la escena, por eso siempre nos quedaremos con las tardes de gloria en el Teatro Calderón y Circo, y porqué no, con sus interpretaciones musicales en las iglesias alcoyanas, donde su voz de querubín, ha resonado y elevado hasta los recónditos lugares de las bóvedas celestiales infinitas plegarias de devoción. Alcoy entero se ha rendido ante su arte, convirtiéndola en una leyenda viva de la zarzuela local.

Coda Final:

Hoy, día 12 de Junio de 2019, se nos ha ido una querida alcoyana; ha marchado en silencio, sin ruido, sin cortar su última rosa para el manojo, sin esperar a que “Cosette” le musitara al oído… la lírica alcoyana, la música, estará siempre en deuda contigo. Un coro celestial, donde Pilar Mompó tocaba el órgano y Don Gregorio Casasempere el contrabajo, Fernando Bañó te ofrecía su brazo para cantar el dúo de Doña Francisquita, o Marcelino, tu querido “Marce” esperaba impaciente para darte ese abrazo de respeto y amor. Sin olvidar a Don Cirilo, tu confesor…

Adiós a la soprano, a la señora y a la mujer que se preocupó por los desvalidos, por su Preventorio Mariola-La Asunción, por el Cáncer, por los ancianitos del Hogar San José… Adiós a Rosita Vicedo Asensi.

 

JUAN JAVIER GISBERT CORTÉS

Tania Bou canta su primera ópera escenificada

Crónica de la función en Alicante de L’elisir d’amore publicada en El Nostre del pasado jueves 18 de abril

Momento de la función en Alicante (Foto: Cristina Beans)

Barón Scarpia. En el Paraninfo de la Universidad de San Vicente, con un salón abarrotado de un público ávido de escuchar a sus artistas, tuvo lugar la representación de L’elisir d’amore de Donizetti. Una noche memorable la celebrada el pasado miércoles día 10 de abril, y que se repetirá en el Teatro Castelar de Elda, la próxima semana.

Llegamos expectantes a la representación y la primera sorpresa fue disfrutar con una puesta en escena colorista e inspirada, que nos atrapó de inmediato. La música sonaba fluida, como antaño, cuando las vacas flacas merodeaban por los teatros (la Scala milanesa y el San Carlo napolitano representaban óperas acompañando a los cantantes al piano). El maestro Shlomo Rodríguez nos sorprendió, ya que sus dedos volaban ágiles y convertían el teclado en una gran orquesta.

La Coral Universitat d’Alacant muy bien, atenta en todo momento al devenir de la obra; y los solistas se entregaron desde el primer momento, destacando el buen hacer de un veterano Javier Rubio como Dulcamara, con un registro poco habitual para este cantante curtido en el mundo de la zarzuela y que desempeñó con grandísimo pundonor, abriendo de esta forma para su repertorio las interpretaciones como “basso buffo”; Lucía Candela (Gianetta) estuvo pizpireta y correcta; el Nemorino de José Manuel Delicado gozó de una excelente interpretación escénica y vocal; si bien  es un personaje muy exigente que requiere un poco más de pasión y mordiente en los agudos,  Delicado lo defendió con sutileza y buen hacer, resultando muy divertido en su visión del rol.

Trío protagonista de la ópera (Foto: Cristina Beans)

En cuanto al Belcore de Alejandro von Büren, debo afirmar que su juventud fue un desafío, encajando desde los primeros compases en el arrogante y presumido oficial militar. El registro de bajo, el timbre canoro y los graves resonaron ampliamente en la sala. Le auguramos un brillante porvenir como cantante lírico, ya que además posee dotes interpretativas que le ayudarán en el desempeño de otros trabajos. Bravo.

Hemos dejado a nuestra paisana y admirada Tania Bou para el final, ya que el buen arte está inmerso en ella. “De casta le viene al galgo”, si su abuelo Pepe Bou levantara la cabeza… Es joven, muy joven, pero su timbre es cristalino y su aprendizaje va por buen camino, elevándose cada día más alto. Afrontó la representación elegantemente, pisando fuerte sobre las tablas, y desde el primer momento se hizo dueña del escenario, en lo vocal y en la parte artística. Nos gustó mucho; además, muy importante en la música, nos emocionó, arrancándonos alguna lágrima. Un caballero entre el público afirmaba: “El esfuerzo y la pasión se vieron reflejados en el escenario anoche”. Como cierre, nos gustaría recordar que Tania forma parte de una saga teatral en la vida local durante buena parte del siglo XX, y que hoy se revalida en la voz de esta soprano.

Teatre, Música i Festa

Óscar Martínez serà el nou Ambaixador Moro des de la trilogia festera de 2020

Dos Ambaixadors: Juan Javier Gisbert i Óscar Martínez, homes units pel teatre i la Festa (Foto: Radio Alcoy)

PMB. Des del CIM Apolo i la Corporació Musical Primitiva donem la més sincera enhorabona al nostre company Óscar Martínez Albero per la seva designació com a nou Ambaixador Moro a partir del 2020. El resultat es va donar a conèixer ahir, dissabte 23, al Casal de Sant Jordi després de la celebració del concurs en el qual es van presentar sis aspirants. Des de l’any vinent substituirà en el càrrec a Juan Javier Gisbert Cortés, gran entusiasta i seguidor de La Primitiva, també.

Óscar és membre de la Filà Cordó, apart de trombonista i tresorer de la Junta Directiva de la nostra banda, dolçainer del Grup de Dolçainers i Tabaleters La Cordeta, formant part també del Quadre Artístic de l’Associació de Sant Jordi. Sense anar més lluny, l’any passat s’estrenava El alma de la fiesta, guanyadora en el concurs de sainets que organitza l’Associació i participant també en algunes edicions dels Monòlegs d’Alcoiania.

“Jo sóc de La Vella”, per Juan Javier Gisbert Cortés

Juan Javier Gisbert Cortés (Foto: Elías Seguí)

Juan Javier Gisbert Cortés col.labora novament a la nostra pàgina amb una crònica del passat concert de Diumenge de Rams barrejat amb algunes vivències personals lligades a la nostra banda acompanyat tot d’unes il.lustracions a càrrec d’Ignacio Trelis.

Des de molt jove, potser l’últim any en què Jaume Lloret va dirigir la Primitiva (1978), estic assistint als “concerts de repàs” que es celebren el Diumenge de Rams, encara que per a mi sempre serà el “Concert de Rams”. Tenia jo llavors catorze anys, i treballava com a aprenent de la firma comercial Sederies Juan Payá S.L., un d’aquells negocis de tradició i llinatge local.

Aquest és el programa al que fa referència Juan Javier al seu text

No recorde el programa, i desgraciadament en un canvi de domicili va ser víctima del contenidor de fem. El Teatre Circ fou testimoni de l’esmentat concert de música festera. Després vindria Gregorio Casasempere Gisbert i una llarga història que posicionarien a la banda en el zenit a la veterana institució. Quants matins en el popular “galliner del Trabajo”, amb aquella olor entre antic i ranci, amb aquella magnífica acústica que van elogiar Miguel Fleta o Marcos Redondo. Van ser temps en què les entrades eren gratuïtes, fins a completar l’aforament, encara que en els concerts de la Primitiva quasi havien galtades per a aconseguir una butaca en qualsevol racó. Després vindria la meua relació com a membre de la Coral Polifònica Alcoiana i la Primitiva, en aquelles col·laboracions conjuntes que Casasempere va fer possible com a director de les dos institucions.

Amb el pas dels anys, i excepte comptades excepcions, he assistit habitualment als concerts de la Corporació Musical Primitiva de Alcoi a fi de gaudir del seu amplíssim repertori i les joies que conserva en els seus arxius històrics. Este llegat centenari caldria conservar-lo com “una relíquia” i potser algun dia haguera d’engrossir -igual que la resta dels arxius musicals- les pertinences de l’Arxiu Municipal d’Alcoi. Esta còpia de seguretat asseguraria la pervivència dels mateixos, previa digitalització, clar està.

Enguany vaig assistir entusiasmat i expectant. Per fortuna i suport del sacrifici i la constància, el nostre volgut Àngel Lluís Ferrando tornava al podium direccional, abordant un programa molt variat. En primer lloc, diré que els pasdobles em cansen un poc, o millor dit, m’avorreixen en alguns passatges; és una confessió difícil i en veu alta, però què tinc que fer! Sense vergonya de cap tipus;  també em passa amb algunes obres de Bach.

En l’obra A trenc d’alba (Egea Insa, 2015) em vaig sentir cómode, i de moment em vaig adonar  que Ferrando atacava amb èmfasi la partitura, amb màxima contundència, encara que algun titubeig molt justificat percebem en el seu gest. Bravo pel lluitador! Entre “col i col encisam”, i així va anar transcorrent una primera part, que al meu gust, va ser massa carregada de pasdobles. Destacant El Noticiero Regional (Pérez Monllor, 1928), Paco Jover (García i Soler, 2004) i un clàssic que ens situa en el bon fer del senyor Camilo, poc més que destacar. Parlem de Moros i Cristians (1935).

Al començament de la segona part, un xicotet senyal d’homenatge al tristament desaparegut Jaume Lloret Miralles, amb un contundent aplaudiment que van arreplegar visiblement emocionats la seua vídua, Dorita i el seu fill, l’actor Juansa Lloret. En faristol, i fora de programa Baix i Contrabaix, un pasdoble dedicat al seu oncle, que va ser titular d’ambdós instruments en esta agrupació durant mes de cinquanta anys, i que va inculcar al xicotet Jaume en estos combats de la música.

Seguidament i una vegada superat un altre pasdoble, va començar l’espectacle. Aleluya sonava amb força, contundent, amb una apassionada lectura musical que ens va commoure i va fer aflorar alguna llàgrima pels ulls. La música havia penetrat en el nostre interior, convertint els sentiments en un torrent de sensacions. És el moment màgic que cada persona sent arribat el moment, i que no sempre ens atrapa. A mi em va conquerir amb aquesta versió d’Aleluya. Ja en franca carrera van ressonar títols brillants, d’elegant factura compositiva: Als Llaneros Dianers (Mullor Grau, 1983), Els Acacauats (Pareja Casanova, 1919), que va comptar amb l’assistència del seu nebot besnét, l’actor de doblatge Gabriel Pareja, a qui vam poder saludar. La banda va estar purnejant, pròxima i repleta de bon gust. El director dominava la situació, els músics estaven entregats, el públic començava a sentir unes magnífiques sensacions.

La cinematogràfica banda sonora per al  “film” que representarà la Filà Verds i el seu capità Jorge Vaquer, el pròxim dia de les entrades, arriba a l’escenari de la mà del jove Saül Gómez Soler, que firmava Kapytan, un monument sonor molt a l’estil hollywoodense que va impactar en el públic per la riquesa tímbrica que ressonava en els passatges alts, amb rotunditat i bellesa. Una música d’ensomni per a un projecte acariciat amb il·lusió.

Però senyors meus, una cosa és la música de pel·lícula i una altra molt diferent les marxes mores de clar sabor oriental. Any d’Alféres (Blanquer Ponsoda, 1967), és per a mi, la composició per excel·lència, la reina d’elles, la conquista d’una forma d’entendre este tipus de partitura que va superar als grans compositors com Pérez Monllor, Blanes Colomer o Casasempere Juan, fites de la “festa alcoiana”. No puc remediar-ho, i cal dir-ho en veu alta. Sóc un devot d’Amando Blanquer Ponsoda, sense oblidar Rafael Mullor Grau i José María Valls Satorres, grans amics i enormes platers de la música.

Quan tot pareixia acabar entre forts aplaudiments i braus, la tradició va seguir en peu, i els compassos de L’entrà dels Moros van inundar la sala, provocant el deliri dels assistents. Un colofó per a deixar-nos a tots, metalls en alt, “al peu dels cavalls”. Senyors, “la festa 2018, ha començat”.

(Foto: Manuel Ortega)

La conjunció dels músics, el públic i el seu director s’havia produït, una simbiosi fantàstica que ens va atrapar a tots. Potser algun però, algun instrument “fent algun moret”, algun trompeta “solista”, però qué importa. A mi em va saber a glòria i estic segur que a tots els assistents també. Per tal motiu, “SOC DE LA VELLA”, sense oblidar i aplaudir sempre fins i a rabiar a les altres institucions musicals de la ciutat: “La Nova”, “La Unió” i “El Serpis”. Bravo per este magnífic quartet de bandes que ens delecten amb els seus sons, els seus concerts i el seu esforç.

Barón Scarpia

Nota: Estes simpàtiques il·lustracions fetes “a fosques i mentres escoltava el concert”  per Ignacio Trelis, han estat “segrestades” per a donar vida a este treball sense pretensions. Convertint-se en una confessió “entre bambolines”.

 

Xiquets i Xiquetes

Pastoretes, Ban i Cavalcada tornen a comptar amb la participació de La Primitiva dirigida per Àngel Lluís Ferrando i Eduard Terol i Botella

Vista general del Ban Reial 2018

PMB. Un any més, La Primitiva va ser fidel a la cita nadalenca per participar en els actes de la Ciutat del Nadal. Si la banda va ser capitanejada diumenge 31 de desembre passat per Àngel Lluís Ferrando a Les Pastoretes, va ser el torn d’Eduard Terol i Botella per al díptic Ban-Cavalcada.
A la tarda del 4 de gener, arrancaven els metalls i la percussió de La Primitiva a la Font Redona amb la fanfàrria Crida i Clam per al Ban Reial, de Gregorio Casasempere per a acompanyar els versos inèdits de Joan Valls declamats per un dels seus grans admiradors, Juan Javier Gisbert Cortés:

Xiquets i xiquetes:

Manat pels tres Reis esplèndids

que a Alcoi vénen tots els anys,

formant rica cavalcada

de lluïment oriental,

vinc a dir-vos a tot lleu

el Ban que ha d’anunciar

la visita dels tres Mags

Melcior, Gaspar i Baltasar.

Tota la tropa infantil

Juan Javier Gisbert, Ambaixador Reial 2018 (Foto: Elías Seguí)

ha escrit cartes demanant

els seus joguets preferits

per a gojar-los jugant.

I els tres Reis, que són molt llestos

i tenen ulls penetrants,

han sabut que ací la infància

és d’excel·lent qualitat

i no té com a costum

posar-li a l’escola sal,

és a dir, fer la rabosa

per màrgens i descampats.

Porten jocs meravellosos

que mai no haureu somniat,

i, plens d’amor per vosaltres,

generosos i patriarcals,

no volen que cap xiquet

es quede sense jugar,

perquè m’han dit que sou complits,

estudiosos i aplicats.

Digueu a les vostres mares

que vos posen de tirs llargs,

vull dir, ben presentats,

llavadets i perfumats

per a aplaudir eixos Reis

de la infància sempre amants.

No doneu quefer als pares,

ni feu mai el Barrabàs

i observeu bona conducta,

perquè si no vos duran,

en lloc de joguets, carbó,

alfals i prunyons al nas.

Allò dit: demà, quan el sol

s’amague pel Castellar

i en la nit brille l’Estrela

de l’Adoració immortal,

tots a punt en els balcons

o en el carrer heu d’estar,

perquè en Alcoi estos Reis

tenen sempre molt trellat

i el burro per la finestra

de segur tiraran.

L’Enviat Especial

J.V.J.

Un emocionat Ambaixador Reial per a aquest bàndol que compleix 25 anys del seu actual i exitós format en què encara es van incorporar algunes novetats enguany com va ser l’aparició del bou per acompanyar Clásico dins dels personatges del Tirisiti.
24 hores després, la banda al complet es va reunir als voltants d’El Camí cap a les sis de la vesprada per a interpretar una vegada més L’Entrà dels Reis, de Camilo Pérez Monllor, a l’edició 133 de la Cavalcada dels Reis Mags, acompanyant en aquesta ocasió al Rei Baltasar en segon lloc, que aquest any venia organitzada la seva comitiva per la Filà Andalusos, interrompent el trajecte per al multitudinari i emotiu acte de l’Adoració als sons del Aleluya de Haendel sobre les 20.50 h. Un cop finalitzat aquest moment, va continuar la desfilada fins a l’església de Sant Roc finalitzant sobre les 22’45 h. (Fotos: Elías Seguí, Radio Alcoy, Vicente Pastor i Pablo Martínez).

BANDA SONORA CAVALCADA REIS MAGS

AMBAIXADOR REIAL: Alcoi, cinc de gener, de José María Valls Satorres (Agrupació Musical Serpis)

REI MELCIOR: Nit màgica, d’Alfonso Yépez Santamaría (Unió Musical d’Alcoi)

REI BALTASAR: L’entrà dels Reis, de Camilo Pérez Monllor (Corporació Musical Primitiva)

REI GASPAR: Cavalcada dels Reis Mags d’Alcoi, de José María Valls Satorres (Societat Musical Nova)

Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.

És Titol.lat Superior en Harmonia, Contrapunt, Fuga, Composició i Instrumentació, Direcció de Cors, i Direcció d’Orquestra. També es titol.lat en Piano, Viola, Clarinet, Llenguatge Musical, Transposició i Acompanyament. – See more at: http://www.musicafestera.com/autors/mullor-grau-rafael#sthash.aje8kkyh.dpuf
És Titol.lat Superior en Harmonia, Contrapunt, Fuga, Composició i Instrumentació, Direcció de Cors, i Direcció d’Orquestra. També es titol.lat en Piano, Viola, Clarinet, Llenguatge Musical, Transposició i Acompanyament. – See more at: http://www.musicafestera.com/autors/mullor-grau-rafael#sthash.aje8kkyh.dpuf

La Festa també homenatja Joan Valls

Representació especial de les Ambaixades en valencià el dissabte 30 de setembre

PMB. En el centenari del seu naixement, l’Associació de Sant Jordi va retre homenatge al poeta Joan Valls amb una representació extraordinària de la versió valenciana de l’Ambaixada Cristiana. Serà el proper 30 de setembre a les 18.30 hores a la Torre Na Valora, una de les antigues torres de les muralles medievals d’Alcoi.
Fa cinquanta anys, l’escriptor alcoià va adaptar la mètrica de les ambaixades traduint al valencià el text original. Per representar aquesta ambaixada, l’Associació s’ha decantat per organitzar una festa en plenes muralles medievals. Dirigit per Carlos Taléns, l’homenatge comptarà amb els dos ambaixadors, Ricard Sanz i Juan Javier Gisbert Cortés, així com una escenografia especial per a aquest esdeveniment. La música també estarà present amb la participació de la Societat Musical Nova d’Alcoi i de les tres bandes participants al I Certamen d’Interpretació de Música Festera d’Alcoi (Unió Musical Contestana, Ateneo Musical de Cocentaina i Unió Musical de Muro).

 

Es presenta la “Sinfonía de un Centenario 1915-2015”

El llibre recull la història de l’Harmònica Alcoiana en el centenari de la seua fundació celebrat en 2015

Portada de José Borrell del llibre

PMB. El dijous 11 de maig a les 20.15 h. es presenta al Círculo Industrial el llibre que recull la història de l’Harmònica Alcoiana amb motiu del centenari de la seva fundació Sinfonía de un Centenario 1915-2015. Al voltant d’unes dues-centes imatges il·lustren els textos d’aquesta publicació que està dividida en tres parts.

A la primera, apareixen els moments més importants dels últims 25 anys de l’entitat recollits per la periodista Xesca Lloria. En la segona, una sèrie d’articles de gent vinculada a l’entitat com José María Valls Satorres i Eduardo Segura; i en l’última, escriuen presidents i directors que ha tingut aquesta Orquestra de Pols i Pua. Apareix també un pròleg escrit per Juan Javier Gisbert Cortés i la portada és obra de José Borrell. Aquesta nova aparició bibliogràfica està patrocinada pel Rotary Club Alcoi, l’Ajuntament d’Alcoi  i la Diputació d’Alacant.

 

“Música per als versos, versos per a la música”: crónica de Miguel Carrión

Recuperamos la crónica publicada por el periódico El Nostre en su edición del pasado martes 28 de febrero y escrita por Miguel Carrión con motivo del pasado concierto de la banda Música per als versos, versos per a la música dirigido por Eduard Terol i Botella  celebrado el pasado 12 de febrero en homenaje al escritor y poeta Joan Valls en el Teatro Calderón. Las fotografías son obra de Elías Seguí cedidas para la ocasión por Juan Javier Gisbert Cortés.

El pasado domingo 12 de febrero, una ovación de gala cerró una ocasión única, una representación en la que, en una fusión singular de esfuerzos, la Corporació Musical Primitiva d’Alcoi, las corales Polifònica Alcoiana, Grupo Cantores de Alcoy y el Cor Veus Blanques d’Alcoi, y los recitadores Juan Javier Gisbert y Pepa Botella de Castanyer, nos ofrecieron una sesión matizada, sensible, llena de detalles y que será recordada por todos los asistentes como histórica.

Se abre así, de manera extraoficial, los actos destinados a conmemorar el centenario del nacimiento del que fue uno de los mejores poetas nacidos en esta ciudad, Joan Valls i Jordà, polígrafo que, a través de sus obras, contribuyó a engrandecer su villa y su lengua natal. No me atreveré a hablar del gran autor, pues voces más sabias han hablado y lo harán a lo largo de este año; sólo reseñar que, a través de sus obras de teatro, poemas y escritos, ha pasado a la historia como uno de los grandes alcoyanos del siglo XX.

En la representación, y a través de la fusión de dos de las grandes pasiones del escritor, se nos mostró una visión diferente del mismo: El Sr. Valls era un gran amante de la música en general, y particularmente aficionado a otro grande, el compositor Richard Wagner, y esto justifica la inclusión en el programa del único poema que no fue escrito por él: Tannhäuser, escrito por Heinrich Heine y bellamente traducido al valenciano por el poeta Francesc Pou; este poema, en el que se basó el músico de Weimar para componer su ópera homónima, cuenta el encuentro entre el caballero Tannhäuser y la diosa Venus, después de que el primero haya ido a Roma a pedir clemencia al Papa Urbano IV por las tropelías cometidas durante su estancia en la casa de la diosa. Javier Gisbert fue un Tannhäuser suplicante pero firme, que suplicó a la gran diosa su beneplácito para partir, algo que ella, encarnada en la gran Pepa Botella, no veía con buenos ojos: así, esta intentaba convencerle sobre la conveniencia de no partir, de permanecer junto a ella en ese edén de placeres sin fin… Pepa estuvo unas veces melosa; otras, lisonjera; otras, finalmente arrebatadora; sin embargo, no consiguió romper con la firmeza del caballero.

La amistad personal de los dos recitadores con el escritor se vio reflejada en el cariño con el que ambos nos hicieron disfrutar con las Elegías a la muerte de Gonzalo Barrachina y la Lauda a Gonçal Barrachina, llenas de un pesar sereno por la muerte del amigo. La Canço de Mariola, un conjunto de imágenes llenas de melancolía, fue sabiamente desgranada por la pareja de recitadores, quienes fueron capaces de trasmitir todo el sentimiento que el poeta incluyó en sus estrofas.

La Òpera alcoiana aportó la pincelada bufa, con la historia de las dos turistas nórdicas buscando una representación musical en la canícula estival alcoyana. Por otra parte, La Despedida de Abú Abdalà resultó impresionante, con el dolor del mencionado aflorando por la pérdida de Granada.

Pepa Botella de Castanyer estuvo magistral, demostrando con voz firme su maestría en el arte de la declamación. Elegantemente vestida de negro, su figura menuda llenó el teatro en cada uno de sus pasajes, con un fraseo y una potencia impresionantes y memorables. Por su parte, Javier Gisbert, el Embajador Moro, con dicción impecable, nos encantó en cada una de sus intervenciones, siendo capaz de matizar y dar un perfil diferente a cada uno de los poemas recitados.

Mención aparte merece el magnífico trabajo realizado por la Corporació Musical Primitiva d’Alcoi, y su director actual Eduard Terol i Botella: la sorpresa que causó la obertura de Tannhäuser y lo grandioso de sus bien conocidos pasajes; la sutileza de los cuatro cuadros mostrados en la pieza Ecos levantinos, o en la descripción de La madrugada; la ampulosidad del Moro de Granada; y el acto final, el Prec a Sant Jordi, con toda la masa coral cantando junta, que fue el perfecto colofón a una noche mágica.

En resumen, una sesión perfecta, solo en parte ensombrecida por el fallo en la proyección del audiovisual preparado con fotos del poeta en diferentes etapas de su vida (seleccionadas por el director del Archivo Municipal Josep Lluís Santonja), y que debía ser visto al mismo tiempo que los recitadores y la orquesta hacían su trabajo. Muchas de las fotos eran inéditas hasta la fecha, pues pertenecían a los álbumes familiares del vate, y que se encuentran actualmente depositados en dicho Archivo Municipal.

                Una noche para recordar, un comienzo perfecto para los actos del centenario del nacimiento del poeta Valls, y que deseo de corazón que sean tan memorables como el que tuvimos la suerte de atender.