La ‘Vella’ conquista el Calderón

Recuperamos el artículo de Juan Javier Gisbert Cortés publicado en la edición de El Nostre del sábado 27 de abril sobre el concierto de Diumenge de Rams. Gracias una vez más por compartir su texto con nosotros y a Paula Esteve por su reportaje fotográfico

Juan Javier Gisbert Cortés

“Los compases se truncan con la pulcra frecuencia

del largo aprendizaje, voluntad y tesón.

Desafina un acorde, falta empastar un tiempo,

se descuida un becuadro y se omite un bemol.

Poco a poco se engarza la feliz melodía.

El conjunto obedece con animoso afán.

Hay que unir concordancias y depurar pasajes

para salir airosos al qué dirán…(1)

Panderos, dulzainas, percusión, metales, madera, viento… todos a punto y preparados para convertir la gran sala del Teatro Calderón en el momento deseado, cuando el éxtasis musical y festero nos embarga a todos los asistentes, haciéndonos vibrar de una manera difícil de explicar al crear con sus sonidos el climax necesario en nuestros sentimientos. Sí, es el momento ansiado, el mágico punto final donde Ángel Luis Ferrando Morales levantó la batuta para atacar con ímpetu y elegancia el archiconocido Uzul el m’selmein (L’Entrà dels Moros). Cuánta belleza en tan poco tiempo, qué magisterio de sonidos fueron creados por Don Camilo allá por 1914, los cuales han sobrepasado el centenario y siguen embelesando a varias generaciones de alcoyanos.

Plano general del concierto (Foto: Paula Esteve)

La Corporación Musical Primitiva de Alcoy, un año mas ofreció su tradicional concierto de “repaso”, aquél que vio su nacimiento en 1940, cuando todavía la tristeza invadía la ciudad después de un periodo atroz y bárbaro. No fue una sorpresa, ya que siempre cautiva nuestro oído y nos arrebata. En programa algunas perlas de la música escrita ex profeso para los desfiles: Moros y Cristianos, El Rey Capità o Dehu de Veta, sin olvidar el celebérrimo Un moble més que cerró con entusiasmo -entre bravos-, la primera parte del matinal.

También hubo rarezas y curiosidades que nos dejaron pegados al asiento, tal es el caso de Argel, una estampa mauritana de 1945, escrita con la firmeza e inspiración de Gonzalo Blanes Colomer, el “médico músico o músico médico” en palabras de Ernesto Valor Calatayud. Fue de una sutilidad expresiva impactante, sus melodías surcaron la sala, escribiendo un momento casi cinematográfico que gustó mucho a todos, siendo rubricada la interpretación con una calurosa ovación. Y qué decir de Les Noces de llibertat del siempre querido Amando Blanquer, otra “rara avis” de su producción bandística.

Y estrenos de calado compositivo que fueron recibidos de forma diferente entre los asistentes; mientras La Primera Diana de Vicente Juan Sanoguera Rubio fue acogida cariñosamente por un abarrotado Calderón, la obra Marisa Sempere fue recibida con cierta frialdad. Eduardo Terol Botella es un compositor muy de vanguardia, pero indudablemente crea melodías complejas y escrituras nada fáciles al oído. A la salida, de forma personal, le dijimos al autor: “Necesito escucharlo mas veces”. Quede ahí nuestro apunte. Esperemos que ambas pasen a formar parte del patrimonio sonoro que se escucha durante los desfiles abrileños.

Presentación de los nuevos miembros de la banda (Foto: Paula Esteve)

He guardado para el final, la brillante interpretación de Sahprut el Metge, una orgía sonora nacida de la locura creadora de Francisco Amaya Martínez. Paco, organista, músico, profesor, director, pintor en sus ratos de ocio y “factotum” musical, nos sumergió con esta pieza en las tres culturas medievales españolas. Sin roturas, con un magisterio brillante consiguió un resultado brutal que produjo espasmos sinceros en nuestros corazones. Gracias maestro Amaya. Una de esas partituras de referencia.

Y todo esto, no sería posible sin el trabajo realizado por la plantilla de “la Vella”, de la querida “Primi”, una banda que después de periodos difíciles y complejos ha remontado el vuelo en los últimos años de vida, convirtiéndose en un garante del buen hacer artístico. Eso sí, hay que cuidar ciertos individualismos para evitar las coletillas y los excesos en los calderones; sobre todo, hay que ajustarse a los criterios direccionales. Todo no fue perfecto, ni mucho menos, pero el resultado quedó patente en la prolongadísima ovación que obtuvieron tras el brillante concierto matinal. Un melómano cualificado me dijo al oído, “esta es la Vella, la gran”, y que conste, que él es defensor a ultranza de la Música Nova d’Alcoi.

Y como cierre, escucho de nuevo los metales en alto, de pie, atacando con ímpetu el “forte” de L’Entrà dels Moros provocando esa vibración espontánea entre público y músicos. Barrachina nos acogió -para finalizar- con su “Llaor, Llaor” arrancándonos del corazón el himno colectivo.

Cita:

1-Valls Jordá, Joan: “Tres tiempos musicales a la Primitiva” (1954). Archivo Municipal de Alcoy. Fondo Patrimonial del poeta. “Carpeta Paperets solts”.

Juan Javier Gisbert Cortés

 

 

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en concerts, contribucions, fotonoticia, general, premsa i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s