“La Missa a Sant Jordi, un cuarto de siglo después” por Juan Javier Gisbert Cortés : “Una dècada sense Blanquer” (VI)

 CabeceraPMB. Sigue la serie Una dècada sense Blanquer esta vez con periodicidad mensual, de la mano de Juan Javier Gisbert Cortés, que nos cuenta cómo fueron los estrenos de la Misa a Sant Jordi en 1982 y 1984. Un año antes, Blanquer recibía el premio UNICEF por la Sinfonía Coral con textos de Joan Valls, y en ese mismo se le encarga también la gerencia de la sección musical Retrobem la Nostra Música de la Diputación de Valencia. Este presente artículo apareció en “Ciudad” por el concierto que celebró la Orquesta Sinfónica Alcoyana por el 25º Aniversario de la Misa el lunes 9 de abril de 2007.


Estreno de la Misa a Sant Jordi el 10 de abril de 1982 (Foto cedida por Juan Jvaier Gisbert)

Estreno de la Misa a Sant Jordi el 10 de abril de 1982 (Foto cedida por Juan Javier Gisbert)

Recuerdo entusiasmado y con nostalgia aquella tarde del 10 de Abril de 1982 (sábado de Gloria), cuando la plaza de España y la calle Gonzalo Barrachina se llenó de gente bien vestida, de gala, para asistir al estreno mundial de esta obra de Blanquer. El desaparecido y querido Teatro Circo fue testigo excepcional de este evento alcoyano.

El coliseo lleno hasta la bandera, en los bancos de general no cabía ni un alfiler, todo el anfiteatro engalanado con banderas de la Asociación de San Jorge, y los gallardetes moro y cristiano. Amando Blanquer, humilde y humano supervisando el acto entre cajas, desde la platea, inquieto y entusiasmado, e indicando constantemente matices al director musical. Toda la masa coral se encontraba muy nerviosa y expectante, con la tensión propia de un estreno de estas características a flor de piel, pero sobre todo con la satisfacción del deber cumplido.

Después de tres largos e inacabables meses de ensayo (en los locales del Círculo Católico de Obreros, sede de la Coral Polifónica Alcoyana), tutelados y concertados por el entonces impulsor de novedades, creador de sensaciones y apasionado de los pentagramas el jovencísimo Gregorio Casasempere Gisbert, quién contaba por aquellas calendas con cerca de un cuarto de siglo, se estrenó la “Missa a Sant Jordi” de Amando Blanquer Ponsoda, nuestro Hijo Predilecto.

Programa del estreno con autógrafo de Blanquer (Cedido por Juan Javier Gisbert)

Programa del estreno con autógrafo de Blanquer (Cedido por Juan Javier Gisbert)

Aquellos meses previos, casi cerca de cincuenta personas pertenecientes a la Polifónica Alcoyana (14 sopranos, 13 contraltos, 10 tenores y 15 bajos,), asumieron la responsabilidad, compromiso e ilusión de no defraudar al compositor y artista, pero también pusimos el empeño de defender “in eternum” los bellos compases de esta inspiradísima, festiva y festera partitura de corte sacro: la Misa Festera, nombre por la que es conocida popularmente.

Transcurrido el tiempo, quisiera recordar la labor pedagógica de los jefes de cuerda, que ensayaron las cincuenta y dos voces que estrenamos la misa, y que se encargaron en cuerpo y alma de inculcarnos los vericuetos de esta difícil obra: las pianistas María de los Ángeles Palacios y María del Carmen Sancho fueron las responsables de las sopranos y contraltos respectivamente; el violonchelista Rafael Terol asumió las tareas de los líricos tenores, y Agustín Soler de la cuerda grave, de la que él siempre ha sido un brillante barítono. A ellos mi mas elocuente reconocimiento.

Un amigo, moralista y excelente cronista del acto, publicó un artículo que define y refleja desde el interior del escenario el estreno internacional de esta “cantata litúrgica”, dedicada al Santo Patrón de Alcoy (1). Fue sin dudas, una noche mágica, pese a que solo ocuparon los atriles las siguientes partes, consideradas tradicionales e indispensables dentro de la celebración de una celebración religiosa: “Kyrie”, “Gloria”, “Credo”, “Sanctus-Benedictus” y “Agnus Dei”, quedando incompleta la magistral obra, debido a las características litúrgicas de una misa mayor concelebrada. Sabemos de la posible existencia de una grabación sonora del acto, pero no hemos podido averiguar su paradero. En el recuerdo y en las fotos -las pocas que existen- podemos comprobar la existencia de la mesa de mezclas y registro y los micrófonos distribuidos por el escenario.

Las obras de las que constó ese concierto

Las obras de las que constó ese concierto

Sería el 21 de Abril de 1984, y en el mismo teatro, cuando se volvería a interpretar la “Missa a Sant Jordi”, y para la ocasión ya incorporados el resto de números religiosos, pudiendo escuchar los compases de: “Entrada”, “Padre Nuestro”, “Elegía” y el espectacular y operístico “Prec a Sant Jordi”. En esta ocasión, el evento no despertó la misma curiosidad y expectación ciudadana que el estreno inicial, pese a encontrarse abarrotado el Teatro Circo. Casasempere Gisbert volvió a unificar los esfuerzos, ayudado por el equipo anteriormente citado. Creo que los momentos musicales de mayor inspiración de la obra se encuentran reflejados en el “Sanctus-Benedictus” y en la “Elegía”, verdaderas plegarias al Rey Celestial, llenas de romanticismo y de emotividad. Son como un lamento sonoro del fiel alcoyano, un cántico esperanzado hacia nuestro Santo Protector.

La “Misa Festera” caló en el pueblo alcoyano, fuese o no creyente y devoto, traspasando los límites del contexto litúrgico y convirtiéndose con el paso de los años en un gran patrimonio sentimental, emotivo y cultural de todos los hijos de la fabril ciudad. Hoy no podríamos entender la Misa Mayor en honor del “Cavaller Taumaturg” sin las sutiles y guerreras notas imaginadas por el alcoyanísimo Amando. Gracias maestro.

Portada de la grabación del CD con la Misa de Sant Jordi en 1996

Portada de la grabación del CD con la Missa de Sant Jordi realizada en 1996 en el Teatro Salesiano

Los años pasan, las décadas transcurren, nuevas generaciones de cantantes, de músicos, de agrupaciones y también un nuevo teatro, el Calderón. Que inaugurado recientemente, acoge ahora un acto con música netamente autóctona de la Ciudad de los Puentes, compuesta ex profeso para nosotros los alcoyanos. El lunes de Pascual, día 9 de Abril, veinticinco años después del estreno, volvemos a unificar esfuerzos, ilusiones y sacrificio para que el pueblo de Alcoy, los amantes de la música y el mundillo festero disfrute del ambicioso y moderno teatro y de la colosal obra blanqueriana.

En esta ocasión setenta y cuatro voces (doce tenores, quince bajos, veinticinco sopranos, y veintidós contraltos) han sido concertadas por la todavía enérgica batuta de Gori, el director Gregorio Casasempere Gisbert, fiel admirador y defensor de la producción de Blanquer Ponsoda, unido además con el maestro por una indescriptible amistad proclamada a los cuatro vientos. También la orquesta brilló a gran altura y si recordamos la presencia de siete violoncelos, cuatro contrabajos y un arpa, podemos imaginar al resto de la formación y escuchar los dulcísimos sonidos extraídos a “nostra música” (en el estreno de 1982, participaron tres cellos y dos contrabajos).

La velada fue inenarrable para los músicos -instrumentistas y vocales-, muchos nervios entre cajas, ensayos previos, un gran susto cuando el Sábado de Gloria por la tarde se produjo una terrible avería eléctrica en el nuevo teatro, con el consiguiente apagón de todo el escenario, el cual hizo suspender precipitadamente el Ensayo General. Todo eran carreras, llamadas de teléfono, suspiros y dudas, pero Casasempere nos exigió el límite de nuestras posibilidades y el lunes -unas horas antes de la gala- ensayamos con ímpetu, y en silencio, consiguiendo empastar, embellecer y transmitir sensaciones y emociones a la sala. Sin lugar a dudas fue la mejor interpretación de la “Missa a Sant Jordi” realizada hasta el momento, resultó elegiaca y festiva. Su grandilocuencia inundó el novísimo Teatre Calderón de Alcoi.

El público impuso con el marchamo de oro de sus calidos y reconfortantes aplausos, el broche esperado a tan emotiva sesión. Las instituciones participantes (2) recogieron los bravos generalizados del auditorio en pie, cuando ocuparon el primer término de las candilejas junto a Gregorio Casasempere Gisbert, concertador de una noche mágica.

JUAN JAVIER GISBERT CORTÉS (2007)

Notas:

(1)- Pérez Tester, Francisco: “Misa de San Jorge”. Periódico Ciudad de Alcoy, 1-5-1982

(2)- Orquesta Sinfónica Alcoyana (director: Gregorio Casasempere Gisbert); Coral Polifónica Alcoyana (directora: Sandra Soler); Grupo Cantores de Alcoy (director: Alfonso Marco); Coro Juan Marín (directora: Patricia Pérez)

 

 

 

Aquesta entrada s'ha publicat en contribucions, dossier, general, memòries del segle XX i etiquetada amb , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s